¡Trucos!

¡Trucos! - Carpintería Moyano
30 de marzo de 2016 0 Comentarios

Hoy, os traemos un pequeño truco para una de las situaciones que más se nos pueden dan con las puertas de nuestro hogar o trabajo.

¿Estáis cansados de que cada vez que abrís o cerráis una puerta, suene un pequeño chirrido?

La solución es fácil.

Levantando un poco la puerta verticalmente, sin llegar a sacarla de sus bisagras, podemos poner entre esta y el suelo, por ejemplo, una paleta de madera de cocina, o algo con grosor para que nos la tenga elevada momentáneamente.

A continuación, con una simple servilleta de papel y mojando una esquina en aceite de oliva (lo tenemos todos en casa si no disponemos por ejemplo de 3en1), lubricamos el espacio que nos ha quedado entre la bisagra de la puerta y la del marco.

El problema… ¡¡¡ Está resuelto !!!